Cocinar en blanco y negro / docrys cocinas & dc arquitectura interior

01-Junio-2017

Esta personal cocina, ubicada en el madrileño barrio de Salamanca, pertenece a una vivienda que fue totalmente reformada para su posterior alquiler. El encargado de su diseño ha sido el estudio Docrys Cocinas & DC Arquitectura Interior, quien ha conseguido imprimir un fuerte carácter a través de dos únicos colores: el blanco y el negro. Esta combinación se beneficia de la abundante entrada de luz natural que reafirma e intensifica el contraste cromático, mientras el acabado brillante del mobiliario y el vidrio negro de los armarios altos “multiplica” los elementos que hay en la estancia.
La sala de planta cuadrada se sitúa al final de la vivienda y se abre a un patio a través de un ventanal con cuarterones de estilo industrial, la misma línea que siguen las lámparas de aluminio, que penden sobre la la isla, y el techo original recuperado que se ha dejado visto, aunque se ha pintado de blanco para su total integración en el espacio. La cocina se ha equipado con el minimalista programa de mobiliario Line-L Blanco Polar del fabricante gallego Santos, donde los tradicionales tiradores se sustituyen por un sistema de gola continua que permite abrir los módulos bajos, altos y las columnas en cualquier punto.
La isla, donde se encuentra la zona de fregado, es el volumen alrededor del cual se articula el resto del mobiliario. Por un lado, un lineal de armarios columna donde se integran distintos electrodomésticos y módulos de servicio, y por otro, una composición de muebles bajos y altos que acoge la zona de cocción. El equipamiento se completa con una segunda composición de muebles altos y bajos, que incorpora espacios para trabajar y almacenar. Explican desde Santos que “esta organización favorece la entrada de luz natural en la estancia, reduce los desplazamientos a la hora de preparar un plato y facilita el trabajo en equipo, pues el corredor libre alrededor de la isla permite que varios usuarios compartan espacios o tareas sin molestarse entre ellos”.
Enmarcado por este mobiliario blanco, el color negro se convierte en un foco de atención y se ha reservado a determinados elementos como las encimeras, los taburetes, la carpintería de las ventanas y las puertas espejadas de los armarios altos. Por otra parte, el pavimento de mármol también ayuda a potenciar la luminosidad de esta cocina donde trabajar es, sin duda, todo un placer.

Fuente: interioresminimalistas